sector-supermercados

Sectores > Supermercados

Como en la mayoría de los sectores de actividad, las tradicionales cadenas de supermercados han visto en los últimos años cómo la irrupción de nuevos formatos, que podrían denominarse de “hard discount”, alteraban el equilibrio de cuotas de mercado en muchos países y regiones.

El problema es que estos nuevos modelos de negocio sí mantienen el carácter de precios mínimos propio del “hard discount”, pero sin renunciar a la calidad de los productos mediante el desarrollo de marcas propias muy cuidadas desde un punto de vista de marketing.

Hacia este nuevo modelo de negocio se han ido aproximando cadenas muy importantes y consolidadas, pero con la inercia que supone moverse en una dirección que uno no ha elegido y que provoca gran incertidumbre y movimientos lentos y hasta erráticos.

Los grupos que no se han dejado seducir por esta corriente o bien han visto como perdían cuota de mercado en ciertas geografías o, de forma más proactiva, han sido capaces de encontrar su propio espacio competitivo, generalmente mediante la diferenciación de su propuesta de valor con formatos premium para segmentos de clientes que claramente huyen de “lo más barato” en sus compras de alimentación.

Muchas de estas empresas han apostado decididamente por la mejora de la experiencia de cliente, algunos de nuestros clientes son buen ejemplo de ello. En este contexto la experiencia de cliente tiene mucho que ver con el espacio físico donde se produce la compra, y los procesos asociados (con gran peso en las líneas de caja, pero también en el asesoramiento del equipo de atención), así como con el modo en que la cadena de supermercados genera vinculación con sus clientes, lo que desemboca en mayor retención, aumento del ticket (y del margen), y prescripción del centro (personal y on line), en definitiva, provoca una mejora de los resultados económicos del supermercado de forma sostenible en el tiempo.

En síntesis, la industria de supermercados se ha polarizado notablemente: La mayoría de los grupos se han convertido en “followers” de los emergentes formatos de precio mínimo, una escasa pero creciente minoría ha optado, por el contrario, por crear nuevos modelos de relación con sus clientes con espacios de compra totalmente adaptados al estilo de vida de segmentos de clientes para los que hacer la compra es una experiencia cultural y familiar importante.

separador-supermercados

En este último grupo, Clientship cuenta con experiencia para diseñar
proyectos de transformación del modelo de negocio
en función de un business case definido
y que facilite la generación de verdaderos océanos azules de crecimiento sostenible.